domingo, 29 de noviembre de 2015

Tikopia

                                                                               Mapa de Tikopia


Tikopia es una isla situada en el Océano Pacífico, forma parte de las islas Santa Cruz y perteneciente al estado independiente de Islas Salomón.

La isla es el remanente de un volcán extinto. El lago Te Roto cubre un antiguo cráter volcánico que se encuentra a 80 metros de profundidad.
El punto más alto de la isla es el monte Reani, con una altura de 380 metros de altitud.



                                                      Mapa de las Islas Salomón



                                                       Mapa de situación de Tikopia en el Océano Pacífico


Datos estadísticos:

Superficie - 4,7 Km²
Población - 1.200 habitantes
Densidad - 240 hab/km²
Capital - Matautu
Idioma - Tikopian



                                                         Vista aérea de Tikopia



                                                                              Vista aérea de Tikopia


UN POCO DE HISTORIA

A pesar de que la isla se encuentra en la región de Melanesia, los habitantes de la isla son culturalmente polinesios. Esto indica que la isla fue colonizada por marineros polinesios, posiblemente en su mayoría de la Islas Ellice. Se cree que podría haber sido entre el siglo X y mediados del siglo XIII.
Los primeros europeos llegaron a Tikopia en 1606 como parte de la expedición española de Pedro Fernández de Quirós.
La iglesia anglicana tomó contacto con la isla por primera vez en 1858 pero sus habitantes no le permitieron asentarse hasta 1907. La conversión de la población al cristianismo no se produjo hasta 1950.
En 1992 la isla fue devastada por el Ciclón Tia, destruyendo la mayoría de viviendas y arruinando las cosechas.
En el año 2002, el Ciclón Zoe y en el 2015, el Ciclón Pam, provocaron nuevas devastaciones en la isla.



                                              Mapa histórico de la isla de Tikopia (1943-45)



                                                Grabado sobre los habitantes de Tikopia



                                                          Grabado sobre el uso de la piragua en Tikopia


LA POBLACIÓN

Históricamente, la isla ha soportado siempre una alta densidad de población y para ello han intentado buscar diferentes formas de subsistencia. Por ejemplo, en 1600 resolvieron colectivamente eliminar todos los cerdos de la isla y sustituirlos por la pesca de altura, ya que esa especie consumía demasiado vegetal el cual podría ser necesario para la alimentación de la población.
También se sabe que en algunos momentos de su historia no ha estado mal visto socialmente el infanticidio con el objetivo de mantener una población estable y autosuficiente.
Los isleños son polinesios con idioma propio, el Tikopian, una rama de las lenguas polinesias.
Los habitantes de Tikopia practican un sistema intensivo de agricultura. Sus prácticas agrícolas están fuertemente ligadas a la densidad de población.
A diferencia de la sociedad occidental, la población de Tikopia ha cambiado muy poco desde los tiempos antiguos. Sus habitantes se enorgullecen de sus costumbres.
La isla se organiza en cuatro clanes y está controlada a su vez por cuatro jefes: Kifika, Tafau, Taumako y Fangarere.
Los habitantes de Tikopia conocen cada palmo de la isla y son conscientes de cada cual, mantienen una gran sensibilidad sobre cuáles son los intereses colectivos que conviene estimular y cómo controlar las acciones del vecino para que no perjudiquen al conjunto.



                                                              Niños de Tikopia



                                                                                 Bailarines de Tikopia




                                                            Casas de Tikopia



                                                                        Casa tradicional de Tikopia


LA OBRA DE LOS DIOSES

Dentro de la cultura de la isla de Tikopia destaca uno de los ciclos rituales, la Obra de los Dioses.
La Obra de los Dioses pretendía complacer a los atua, poderosos espíritus o dioses que aseguraban cosechas abundantes. Dos veces al año durante seis semanas, toda la sociedad de Tikopia se dedicaba a realizar los ritos, divididos en la Obra del Intercambio del viento y la Obra del Monzón.
La Obra de los Dioses se consideraba un sistema lógico de comercio entre humanos y espíritus. Muchas de las actividades, como la reparación de canoas o el trenzado de esteras, tenían valor económico.



                                                               Lago Te Roto



                                                                   Remos



                                                          Antigua silla de Tikopia de finales del siglo XIX


TIKOPIA SEGÚN JUDITH SCHALANSKY

En su Atlas de Islas Remotas, Judith Schalansky nos cuenta sobre Tikopia:

Esta isla está habitada desde hace más de tres mil años, es tan pequeña que las olas se pueden escuchar desde su meseta central. Sus habitantes pescan en las aguas salobres y atrapan crustáceos en la orilla, cultivan boniatos, plátanos y ñames gigantes del pantano; almacenan además cereal bajo la tierra por si hay una mala cosecha. Estos víveres resultan suficientes para mil doscientos seres humanos, pero ni para uno más.
Si un tornado o una gran sequía devasta la cosecha, muchos de ellos eligen una muerte rápida. Las mujeres solteras se ahorcan voluntariamente en sus casas o se arrojan al mar y algunos padres se dejan arrastrar por las corrientes marinas junto a sus hijos, en un viaje en canoa del cual nunca regresan. Prefieren morir en el mar, antes que padecer una larga agonía de hambre y de sed en tierra firme.
Cada año el jefe de las cuatro tribus de Tikopia recuerda las reglas para evitar el crecimiento de la población. Todos los niños deben vivir de acuerdo a ellas y alimentarse sólo con lo producido en el huerto familiar, por ello sólo el hijo mayor puede tener descendencia; los restantes hijos deben permanecer solteros y ser extremadamente cuidadosos para no engendrar. Los varones se sienten obligados a prevenir la concepción y se han convertido en expertos del coitus interruptus, pero si la concepción no puede evitarse, las mujeres presionan su vientre con piedras calientes antes de que suceda el parto.
A los adultos se les prohíbe tener más descendencia cuando su hijo mayor alcanza la edad casadera, y cuando una pareja tiene un hijo, el hombre pregunta a su mujer: ¿De quién es este hijo, a quien debo alimentar? Y sólo él decide si el recién nacido debe vivir. Las cosechas son pequeñas. Déjame matar a nuestro hijo, ya que si vive, no habrá comida para él. Los recién nacidos se dejan tumbados boca abajo, para que se ahoguen y mueran. Estos niños no reciben sepultura, no forman parte de la vida de Tikopia.



                                                          Foto aérea de Tikopia



                                                                Lago Te Roto




¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla Guadalcanal



No hay comentarios:

Publicar un comentario