sábado, 14 de noviembre de 2015

Fernando de Noronha

                                                                   Mapa de Fernando de Noronha


Fernando de Noronha, también llamada Noronha, es una isla del archipiélago del mismo nombre, situada en el océano Atlántico y perteneciente a Brasil.

La isla se encuentra a 360 kilómetros del punto más cercano al continente americano.

La isla le da nombre al archipiélago Fernando de Noronha, un conjunto de 21 islas de 26 km², de las cuales sólo está habitada Fernando de Noronha. El resto de las islas han sido declaradas por el gobierno brasileño como Parque Nacional Marino y por lo tanto está prohibida la presencia humana en ellas.
En 2001, el archipiélago fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La isla es un resto de un viejo volcán que emergió hace millones de años desde 4.000 metros de profundidad para sacar su cresta erosionada por encima del oleaje del Atlántico sur. Hay un gran pináculo de basalto, el Morro do Pico, que se eleva por encima de la isla como un tótem de piedra visible desde cualquier punto.
La altura máxima de la isla es el propio Morro do Pico, con 323 metros de altitud.



                                           Situación de Fernando de Noronha en el Atlántico



                                                                   Bandera de Fernando de Noronha


Datos estadísticos:

Superficie - 17 Km²
Población -  3.012 habitantes (datos de 2008)
Capital - Villa dos Remédios






UN POCO DE HISTORIA

La isla fue quizás uno de los primeros lugares en ser descubiertos del Nuevo Mundo por los navegantes europeos.
En el mapa más antiguo de Brasil de 1502 la isla aparece con el nombre de São João da Quaresma.
Se cree que el primer hombre que desembarco en la isla fue Américo Vespucio, en 1503.
Al año siguiente, todo el archipiélago fue donado al hidalgo Fernando de Noronha.
La isla fue asediada por franceses e ingleses durante un siglo y sería en 1629 cuando pasara a manos neerlandesas.
En 1654 la isla pasó a manos de Portugal.
En 1832, Charles Darwin visitó la isla.
En 1898 la isla sirvió como escala entre Brasil y África para el tendido del cable telegráfico transoceánico.
Durante la Segunda Guerra Mundial la isla sirvió como base militar de Brasil en el Océano Atlántico.







UNA ISLA SOSTENIBLE

La isla de Fernando de Noronha es un ejemplo de desarrollo sostenible donde Brasil ha sabido cuidar celosamente sus paisajes y fondos marinos para que conserven su originalidad en la medida de lo posible y minimizando al máximo cualquier impacto ambiental.
A parte de la belleza de su tierra, bajo el manto de agua se esconde un espectáculo inaudito donde abundan los delfines, tortugas marinas y cientos de peces de colores.

En la isla no puede haber más de 600 turistas a la vez, los nacionales no pueden venir a vivir a no ser que se casen con alguien local o lleguen con un contrato de trabajo. Pero para contratar a un nuevo trabajador, antes hay que certificar que al que se le extinguió el contrato sale de la isla.
Lo mismo ocurre con los bienes: si te quieres comprar un nuevo coche o una nueva lavadora, tienes que enviar el viejo al continente en barco.
No se permite la construcción de macrohoteles o complejos turísticos y todo el alojamiento es en pequeñas posadas, más o menos familiares, e integradas en el entorno.




                                             Lagartija de Noronha - Trachylepis atlantica



                                                                Playa Sancho



                                               Iglesia Batista en Fernando de Noronha




LA ISLA DONDE NUNCA NACE NADIE

En la isla de Fernando de Noronha no hay maternidad. Las embarazadas noronhesas han de irse al continente al cumplir el séptimo mes. Si tienen familiares allí, se suelen quedar con ellos; si no el gobierno les facilita la estancia en una residencia y corre con todos los gastos del parto en el gran hospital público de Recife. El padre tiene nueve días de permiso y estancia también pagada.
Por eso, la isla es un lugar en el que nunca nace nadie.



                                              Oficina de correos en Fernando de Noronha



                                                           Cacimba do Padre





                                                                Forte De Nossa Senhora Dos Remedios


LA ISLA DE LOS SAPOS DEFORMES

La isla de Fernando de Noronha está repleta de unos sapos de la especie cururú que están deformes.
La isla fue invadida por estos anfibios hace varias décadas y ahora casi la mitad tienen malformaciones en las extremidades, los ojos y la boca.
Algunos no tienen patas, a otros les faltan o le sobran dedos. Hay individuos que presentan anomalías  en las mandíbulas y narices y casi el 20% de ellos están ciegos.
A pesar de las deformidades, los cururú continúan proliferando en la isla. Estos animales no tienen depredadores naturales. Por otra parte, aunque la hembra deforme produce menos huevos, el número que expulsa cada una sigue siendo de miles.

Nadie sabe con certeza cuando llegaron los sapos a la isla.
Se cuenta que hace unos 100 años, un sacerdote se llevó algunos sapos de la parte continental de Brasil a la isla para mantener bajo control a los insectos.
Tampoco está clara la razón por la cual, desde entonces, se volvieron deformes y ciegos.
Están investigando si un parásito, bacteria o virus es el culpable. Asimismo, se están haciendo pruebas en el agua y suelo de la isla en busca de agentes contaminantes.





UTOPÍA

El inventor del término Utopía en el siglo XVI fue el escritor Tomás Moro, que cuenta que es una sociedad perfecta, ideal, donde todo es bello y justo, y que además Utopía es una isla.
El autor se basó en los escritos de Américo Vespucio sobre la isla de Fernando de Noronha, o al menos así lo sostienen varios historiadores.



                                                  Iglesia Nossa Senhora Dos Remedios



                                                                              Villa Dos Remédios

¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla Ilhabela
Isla Queimada Grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario