domingo, 29 de mayo de 2016

Cres

Mapa de Cres

Cres es una isla situada en el Mar Adriático y perteneciente a Croacia.

La isla es una de las más septentrionales del Golfo de Carnaro y es la segunda en tamaño del país.
Su única fuente de agua dulce se encuentra en el lago Vrana. Los ríos son de poca longitud, de caudal escaso y de régimen regular.

Existen en Cres dos geografías totalmente opuestas ya que en su parte más meridional, la superficie es desértica debido a los vientos que la azotan. Sin embargo, la zona más septentrional es boscosa y abrupta.

Curiosamente, en la antigüedad, la isla de Cres formaba parte de la isla de Losinj, pero en la época romana, éstos realizaron una obra que separó ambas islas. En la actualidad, las dos islas están unidas por el puente de Osor.



Islas del Mar Adriático y situación


Datos estadísticos:

Superficie - 405,78 Km²
Población - 3.184 habitantes (datos de 2001)
Densidad - 7,9 hab/km²
Capital - Cres




Playa de San Iván

UN POCO DE HISTORIA

La isla de Cres fue habitada desde la época romana por pescadores. Estos primeros habitantes, que eran llamados Dálmatos Italianos, se mantuvieron siempre en contacto con la República de Venecia, de la cual fueron fieles súbditos por cinco siglos hasta Napoleón.
En 1918 la isla fue unida al Reino de Italia hasta que en 1947 fue anexada por Yugoslavia, registrándose el casi total éxodo de su población de etnia italiana.






POBLACIONES INSULARES

Cres es la capital de la isla, un típico pueblo costero amurallado donde se disfruta de una arquitectura veneciana, como la Torre del Reloj, que alberga un pasadizo para llegar a la Iglesia de Santa María. Esta iglesia es un monumento gótico renacentista, con el campanario separado de sus muros.
Otros edificios destacados de Cres son el Museo Creski, antiguo palacio Petric, la Iglesia de San Isidro y el convento franciscano.

Osor es un pueblecito de apenas 100 habitantes, situado en el extremo sur de la isla, que une ésta con la vecina isla Losinj.
Este pequeño pueblo fue muy importante en el siglo VI llegando a ser sede episcopal. Entre sus monumentos cuenta con una catedral del siglo XV, los restos de un santuario paleocristiano y unas antiguas murallas.

Belj es uno de los pueblos más antiguos y el lugar más verde de la isla. Es una villa medieval construida a casi 400 metros a nivel de mar.



Cres

Cres

Cres

Osor



INFLUENCIA ITALIANA EN LA CAPITAL

Al pasear por el pueblo de Cres, oyendo charlar a las señoras en italiano, uno podría pensar que quizá haya cruzado inadvertidamente la frontera con Italia.
Las casas de color pastel a diferentes niveles y las mansiones Venecianas rodean el puerto medieval, atestado de pequeños barcos de pesca y a donde suelen llegar barcos llenos de turistas italianos.
La influencia italiana se remonta al siglo XV cuando los venecianos trasladaron su cuartel general a la isla Cres al extenderse la peste y otras plagas por Osor.
Junto al puerto se levantaron los edificios públicos y los palacios de los patriarcas, y en el siglo XVI se añadió una muralla a la ciudad.
Caminando por el paseo litoral se detectan vestigios del dominio italiano, entre ellos escudos de armas de poderosas familias venecianas y logias renacentistas.



Marina de Cres

Cres

FLORA Y FAUNA

La parte norte de la isla es rica en bosques de robles turcos, carpes, olmos y castaños, mientras que en la parte central y sur de la isla hay pastizales y tupidos matorrales.
Se han confirmado 1.100 especies de plantas en la isla, de las cuales 939 son autóctonas.
Cres es especialmente hermosa en primavera cuando florece la vegetación y el aire se impregna de un aroma de plantas medicinales.

Una de las mejores pruebas de la pureza de las aguas del mar de Cres son los bancos de delfines. Se cree que aquí vive una comunidad de 100 a 150 delfines.
En las partes más abruptas e inaccesibles del este de la costa, está el parque natural ornitológico, uno de los últimos hábitats donde se puede encontrar el buitre leonado.



Flora de Cres

Lubenice

Lubenice

Playa Koromacno





sábado, 21 de mayo de 2016

Macquarie

Mapa de Macquarie

Macquarie es una isla situada en el Océano Pacífico meridional y perteneciente a Australia.

La isla se ubica a medio camino entre Australia y la Antártida, pero políticamente forma parte del estado australiano de Tasmania.

Su altura máxima es de 410 metros de altitud.

La isla es parte emergente de la dorsal submarina de Macquarie, que se elevó en esta de zona de contacto entre la placa tectónica indoaustraliana y la del Pacífico. La conservación geológica del sitio es de suma importancia, ya que es el único lugar del planeta donde hay formaciones rocosas procedentes del manto de la Tierra, situado a seis kilómetros de profundidad bajo el lecho del océano.

Macquarie fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Su área protegida abarca 12.785 hectáreas.



Situación de la isla de Macquarie en el Océano Pacífico



Datos estadísticos:

Superficie - 127,8 Km²
Población - No hay población permanente





UN POCO DE HISTORIA

Macquarie fue descubierta accidentalmente por el australiano Frederick Hasselborough en 1810.
Entre 1911 y 1914 la isla se convirtió en una base para la expedición antártica Australasian.
En 1933 las autoridades declararon la isla un Santuario de Vida Silvestre de Tasmania.
En 1972 se convierte en una reserva estatal de conformidad con la Ley de Vida Silvestre de Tasmania.
En 2004, un terremoto de magnitud 8,1 es la escala de Richter sacudió Macquarie, pero causó pocos daños.
En 2008 un nuevo terremoto, esta vez de 7,1 grados, volvió a sacudir a la isla.






BASE ISLA MACQUARIE

La isla alberga una estación de investigación llamada Base Isla Macquarie. La estación fue abierta en 1911 por Douglas Mawson.
Desde 1948 la base se usa para fines científicos.
La investigación científica se centra en la biología, ciencias de la tierra, meteorología y el impacto humano en el medio ambiente. Las aves que se reproducen en la isla son claves para una serie de proyectos de investigación.



Base Isla Macquarie

Base Isla Macquarie

Base Isla Macquarie

Pingüinos en la Base Isla Macquarie

FLORA Y FAUNA

Las plantas de la isla rara vez crecen más de 1 metro, aunque la hierba "Poa foliosa" puede crecer hasta 2 metros en las áreas protegidas.
Hay más de 45 especies de plantas vasculares y más de 90 especies de musgos, así como muchos líquenes.

Los pingüinos reales y cormoranes Macquarie son especies endémicas, mientras que los pingüinos Rey, pingüinos de penacho amarillo del sur y pingüinos Gentoo, también acuden en gran número a reproducirse en la isla.
Se estima que la población de pingüinos reales es de más de 850.000 parejas, una de las mayores concentraciones de aves del mundo.
Existen más de 80.000 individuos de elefantes marinos del sur, así como focas subantárticas, lobos marinos antárticos y lobos marinos de Nueva Zelanda.
La isla ha sido identificada por la BirdLife International como un área importante para las aves, ya que en ella viven alrededor de 3,5 millones de aves marinas reproductoras de 13 especies.




Elefantes marinos

Elefante marino



Pingüino Rey

Pingüino Real



Vegetación de Macquarie


ESPECIES INVASORAS

En 1878, fueron introducidos en la isla conejos por los cazadores de focas.
A finales de 1960, la población de conejos se había vuelto tan numerosa y tan destructiva de la vegetación, que las autoridades australianas introdujeron el virus de la mixomatosis, una enfermedad que afecta a estos animales, con vistas a controlar sus poblaciones.
En 1980 la población de conejos se había reducido considerablemente y la vegetación se recuperó.
Pero, los gatos que habían sido introducidos para alimentarse de los conejos se tornaron depredadores con las aves nativas.
Ante el temor de que las aves corrieran riesgo de extinción, las autoridades regresaron a la isla en 1985 con vistas a erradicar a los gatos.
En el año 2000 los gatos fueron exterminados.
Sin los felinos depredadores, la población de conejos aumentó de nuevo y en tan solo seis años, ha causado enormes daños, dejando en algunos lugares el suelo remozado y desnudo.





ISLA MACQUARIE SEGÚN JUDITH SCHALANSKY

Este pedazo de tierra escarpado donde nunca deja de llover nunca fue parte de la corteza terrestre, sino que emergió directamente de las profundidades marinas. La isla Macquarie no es más que un trozo desgajado del suelo submarino, expulsado por azar sobre la superficie, como una columna vertebral que se arquea sobre la espalda del océano. Aquí mismo, a medio camino de la Antártida, donde las aguas templadas del norte convergen con las frías corrientes del sur, el mar siempre está agitado y es una zona muy  peligrosa para los navegantes.
En enero de 1840 la tripulación del Peacock logró llegar a la isla sin perder su barco con enormes esfuerzos. Una vez en tierra firme los marinos exploraron el agreste paisaje, recogieron ejemplares de la escasa vegetación y el teniente Charles Wilkes llegó a la siguiente conclusión: La isla Macquarie no ofrece ningún interés para los viajeros.
Tan solo el cadete Henry Eld se siente abrumado por el lado salvaje de la isla, cuando se  adentra en solitario por una zona escarpada y escala el monte más alto de la isla, el Hurd Point. En cada bahía, en cada playa, restos de distintos naufragios se desmoronan, cubiertos de moho y salitre, semiocultos bajo la poca vegetación, son esqueletos de barcos en medio del mar de los más de mil pingüinos que viven en la isla. Aunque Eld ha escuchado bastantes cantos de pájaros en otras islas deshabitadas, no estaba preparado para la inmensa cantidad de gorjeos y trinos que resuenan por Macquarie. Todas las laderas de las escarpadas colinas se encuentran literalmente cubiertas por estos animalillos, que ensordecen al cadete con sus estridencias; nunca antes había oído tanta diversidad de graznidos, ni esos terribles chillidos y parloteos que parecen lenguas desconocidas; nunca había podido imaginar que cuerpos tan pequeños pudieran cantar tanto y tan alto. Las aves lo persiguen por todos los lados e intentan atraparlo, rasgan su ropa e intentan picotear su piel, tanto que tiene que encogerse y apartarlos con golpes violentos. Con sus pecheras pálidas, sus cabecillas oscuras y sus picos afilados acorralan y acechan al intruso; los pájaros se acercan cada vez más, fieros e inquebrantables, con pasos solemnes y serios, parecen casi como un severo rector de mirada torva y uñas afiladas, atacan a Henry Eld por todos los flancos y este desaparece totalmente, cubierto por un manto claroscuro de plumas.





Sellos de Macquarie




¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla Canguro
Isla Fraser
Isla Flinders
Isla Navidad
Isla Norfolk
Isla Lord Howe