domingo, 1 de marzo de 2015

Isla del Oso

                                                                         Mapa de la Isla del Oso


Isla del Oso (Bjørnøya) es una isla del archipiélago de las islas Svalbard, situada en el Mar de Barents y perteneciente a Noruega.

La altura máxima de la isla es el pico Miseryfjellet, de 536 metros de altitud.

En el primer viaje del holandés Willen Barents, intentando rodear Siberia para llegar a  la India, encontró un oso polar e intentó junto con su tripulación subirlo a bordo. El jaleo que armó el animal una vez en cubierta fue tal que hubo que sacrificarlo. A la isla junto a la que hallaron el animal la llamaron "Isla del Oso".

La isla sólo está habitada por nueve científicos de la base meteorológica allí instalada. No existe ningún medio de transporte regular que llegue a la isla.

La Isla del Oso es el hábitat de zorros polares, focas anilladas, focas barbudas, frailecillos y otras aves marinas y algunos osos polares. Los osos polares llegan a la isla cuando quedan a la deriva sobre un bloque de hielo que llega flotando.

La isla experimenta tanto la noche polar como el sol de medianoche, momento en el que el sol está por debajo del horizonte durante 24 horas. La noche polar dura desde el 8 de noviembre hasta el 3 de febrero. Del 2 de mayo al 11 de agosto el sol nunca aparece.



                                                               Situación de la Isla del Oso en el Ártico




Datos estadísticos:

Superficie - 178 Km²
Población - 9 habitantes (datos de 2008)







UN POCO DE HISTORIA

La isla ya era conocida en la época vikinga pero oficialmente fue descubierta en 1596 por los holandeses Willem Barents y Jacob van Heemskerk.
La isla era tierra de nadie hasta que en 1920 el Tratado de Svalbard la situó bajo soberanía de Noruega.
La isla ha sido testigo de las actividades comerciales durante siglos, tales como minería de carbón, pesca y caza de ballenas.
Durante la Segunda Guerra Mundial se produjeron importantes batallas navales cerca de la isla.
En 1942, El HMS Sheffield hundió al destructor alemán Friedrich Eckoldt en la Batalla del Mar de Barents.
En 1943 se hundió frente a la isla el crucero pesado alemán Scharnhorst.
En 2002 las aguas adyacentes de la isla fueron declaradas reserva natural.




                                                   Descubrimiento de la Isla del Oso


                                                                          La Isla del Oso en 1932


                                                                           Casa de madera de 1822






LITERATURA

En 1971, Alistair MacLean publicó "La Isla del Oso".
El escenario de la novela es la Isla del Oso, nido de submarinos nazis que en la Segunda Guerra Mundial acechaban a los convoyes que navegaban por la zona.
El Morning Rose navega hacia la isla llevando en su interior miembros de un equipo cinematográfico que va a filmar una película cuyo tema es tan secreto que ninguno de los participantes para conocerlo a fondo. Una extraña enfermedad empieza a diezmar a actores y tripulantes, una enfermedad que parece seleccionar a sus víctimas.



                                                                     La Isla del Oso, de Alistair MacLean




CURIOSIDADES

La isla es lugar favorito de un exclusivo club de natación nudista. Entre los miembros hay varios políticos noruegos de alto rango.








ATLAS DE ISLAS REMOTAS, de Judith Schalansky

El 30 de junio de 1908, pese a ser un día lluvioso, el barómetro alcanza su cota más alta; a las dos de la mañana, hora local, siete ornitólogos, cuatro taxidermistas y un armero que viajan a bordo del vapor Strauss desembarcan en el muelle sur de la Isla del Oso. El barón Hans de Berlepsch, fundador de la Sociedad Protectora de los Pájaros, permanece alerta en la cubierta, lleva colgados unos gemelos en el cuello, además de su blasón, que ostenta cinco papagayos y fue otorgado por la gracia de Barbarossa. En silencio, escucha con atención en la oscuridad, intentando distinguir el canto de los pájaros que hasta entonces sólo conocía por libros.
A la mañana siguiente ya han cazado fulmares y aras aliblancas, una cría de garza blanca y un enorme gavión negro. En la playa, bandadas de gaviotas hiperbóreas revolotean por todos lados, los coleccionistas atrapan un puñado de crías, aún cubiertas de plumón grisáceo, y se las llevan a bordo, dos para criarlas en cautiverio, las restantes para matarlas y desplumarlas. Unas aras tordas observan a los recién llegados desde los acantilados.
Uno de ellos mata a un gavión negro de gran tamaño, aunque al examinarlo de cerca resulta ser una pequeña gaviota argéntea; otro golpea un colimbo rojizo. Tierra adentro, sigue el rastro de un págalo de cola alargada y acaban encontrando algunos patos negrones, que huyen por un lago helado. En los bancales de un arroyo disparan a una hembra de lavandera, mientras una pareja de escribanos huyen volando con tanta agitación que revelan el emplazamiento de su nido, por desgracia aún vacío. Una pareja de gaviotas árticas trata de desviar la atención de los ornitólogos, se alzan en vuelo para evitar que encuentren su nido, pero al fin los investigadores localizan el escondite de los huevos en una hondonada musgosa; son de color ocre, salpicados de manchas cetrinas y están perfectamente camuflados bajo una capa de brezo verde oliva. El barón de los pájaros recoge cuatro huevos enteros y uno roto, los envuelve en un pañuelo de bolsillo y se los lleva al barco. Los otros exploradores descubren unas alcas tordas que vuelan junto a las aliblancas, descerrajan varios tiros y un ejemplar de colorido plumaje se desploma sobre el agua. El viaje ha merecido la pena, ya tienen suficientes evidencias de la existencia de la isla. Los coleccionistas están satisfechos, y mientras recuentan su botín, una bandada de gaviotas devora los restos de una ballena en la playa.





¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla Spitsbergen



No hay comentarios:

Publicar un comentario