domingo, 2 de agosto de 2015

San Borondón

                                            Mapa de la Isla de San Borondón, de D. Pedro Agustín del Castillo


San Borondón es una isla irreal o fantasma que estaría situada en el Océano Atlántico, formando parte del archipiélago canario y perteneciente a España.
La isla se localizaría al oeste del archipiélago, a 550 kilómetros de El Hierro y a 220 kilómetros de La Palma. Otros dicen que la isla de San Borondón estaría situada directamente entre las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro.

San Borondón mediría 480 km de largo de norte a sur y 155 km de ancho, formando hacia el medio de ésta una considerable concavidad y elevándose por los lados en dos montañas muy eminentes.

Existen abundantes representaciones cartográficas en las que, a través de los siglos, aparece la isla de San Borondón. Hay relatos desde siglos que narran la aparición de la isla, de la visión de muchos testigos y de su posterior desaparición, mientras que otras personas atribuyen la extraña aparición a alguna acumulación de nubes  en el horizonte o a un fenómeno de espejismo.

La isla de San Borondón, convertida hoy en leyenda popular en las Islas Canarias, sería una isla que, desde hace siglos, aparece y desaparece o se esconde tras una espesa capa de niebla o nubes. 



                                                    Mapa de las islas de San Borondón, La Palma y El Hierro


UN POCO DE HISTORIA

Ya los autores de la Grecia clásica hablaban de ella, llamándola Isla de San Brandán y así es como se plasmaba en las cartografías medievales.
En el Tratado de Alcaçovas suscrito entre España y Portugal en 1479 para repartirse territorialmente el Atlántico, especificaba claramente que la Isla de San Borondón pertenecía al Archipiélago Canario.
La leyenda de San Borondón llegó a adquirir tal fuerza en Canarias que durante los siglos XVI, XVII y XVIII se organizaron expediciones de exploración para descubrirla.
En 1953, el periódico ABC anunciaba en titulares el avistamiento de la misteriosa "Isla Sirena" al noroeste de El Hierro.
En 1958, nuevamente el periódico ABC se hace eco de la isla titulando: "La isla errante de San Borondón ha sido fotografiada por primera vez".
Pese a que hoy en día parece no haber dudas sobre su inexistencia, pues diferentes técnicas científicas han demostrado que únicamente son siete las Islas Canarias, más la isla de La Graciosa, San Borondón continúa despertando interés en el mundo académico y artístico.



                                 Situación de la Isla de San Borondón en un mapa francés de 1707



                                            Imagen de la isla fantasma de San Borondón


                                Imagen de la Isla de San Borondón captada por Manuel Rodríguez Quintero en 1957


AQUELLOS QUE VISITARON SAN BORONDÓN

Hay algunos que aseguraron haber estado en San Borondón aunque nunca hubo pruebas sobre ello.

El portugués Pedro Vello relató que en cierta ocasión, en la ruta del Brasil, hallándose cerca de las Islas Canarias, los vientos le obligaron a buscar refugio en San Borondón, donde desembarcó junto a otros marineros de Setúbal y descubrió unas enormes huellas de hombre. Se encontraban explorando la isla cuando se levantaron vientos huracanados. Pedro Vello llamó a sus hombres, pero al no obtener respuesta y temiendo perder su barco, volvió a él en la chalupa dejando allí para siempre a los dos marineros.

El canario Marcos Verde dijo haberse topado con la isla fantasma al regreso de la ruta de la Berbería. Bajó con su tripulación a tierra y la recorrió, sin encontrar rastro humano, antes de volver a bordo cuando cayó la noche.



                              Isla de San Borondón por Pedro Agustín del Castillo y Vergara, de 1731



                                                              San Borondón sería una isla volcánica


LA LEYENDA DE LA BALLENA

El nombre de San Borondón deriva del abad San Brandón, monje escocés que estuvo y predicó en la isla de San Borondón.
Aquel santo monje, pensando abandonar su monasterio, supo que en el océano había ciertas islas extremadamente deliciosas y habitadas por infieles. Deseando disfrutar el sosiego de este retiro y promover la conversión de aquellas gentes, tomó la resolución de embarcarse hacia aquel lugar. Después de una larga travesía, llegó el día de Pascua y, como esta festividad excitase vivamente en sus ánimos la devoción y el deseo de celebrar los sagrados misterios, puesto en oración, pedía a Dios la gracia de surgir en alguna tierra para tener aquella satisfacción; el Señor oyó los votos de su siervo y dispuso que en medio del mar apareciese repentinamente un isla, donde, sin pérdida de tiempo, desembarcó. Después de haber erigido un altar celebró el santo sacrificio de la misa, volviendo a tomar embarcación y hacerse a la vela. Cuál no sería su asombro cuando más tarde supo que donde había desembarcado no era una verdadera isla, sino en realidad, había sido una monstruosa ballena que desapareció al instante.



                                              Isla de San Borondón pintada por Jorge Beda



                                                       San Brandón, celebrando misa encima de una ballena


EDWARD HARVEY, DESCUBRIDOR DE SAN BORONDÓN

Edward Harvey fue uno de los naturalistas más inquietos del siglo XIX, pero debido a sus particulares circunstancias y los acontecimientos que rodearon su existencia, nunca fue reconocido por la sociedad científica. Publicó su tratado "Flora desconocida de la costa africana" en 1861. Sus trabajos sobre Madeira y Canarias nunca vieron la luz y sus escritos sobre los territorios desconocidos han permanecido en el anonimato.
En 1862 se supone que emprendió un periplo que lo llevó hasta las Islas Canarias. Desde entonces, la idea de ir en busca de la enigmática Isla del Poniente se convirtió en uno de sus objetivos prioritarios.
Las crónicas cuentan que en 1865 contrató una tripulación y habiendo fletado un pequeño barco, partió del puerto de Santa Cruz de Tenerife hacia lo desconocido. Una tormenta le hace arribar a un territorio inexplorado que recorre tomando fotografías, realizando bocetos y dibujando croquis que se llevaría luego a Londres a fin de elaborar una memoria de lo que él mismo definió como "El gran descubrimiento".



                                        Edward Harvey, descubridor de la Isla de San Borondón



                               Animales descubiertos por Edward Harvey en la Isla de San Borondón



                                     El barco de Edward Harvey fondeando en la Isla de San Borondón en 1865


SAN BORONDÓN Y LA MÚSICA

Los Sabandeños son una Agrupación de Música Popular Canarias, nacida en 1965 en las Islas Canarias. Son los máximos exponentes de la música tradicional de las islas y el grupo canario más reconocido a nivel internacional. Se hicieron especialmente populares por sus actuaciones con Mª Dolores Pradera.
En 1980 editaron el disco "San Borondón".



                                            Mapa de las Islas Canarias con la isla de San Borondón a la izquierda


EL REINO DE SAN BORONDÓN

Existe en internet un lugar llamado El Reino de San Borondón, donde la isla de San Borondón, junto con el resto de las islas de la Macaronesia, formarían un Reinado.

Ellos piensan que no es tarea fácil definir San Borondón, ya que podría decirse que es una isla y un reino mágico. Se trata de adentrarse en el territorio de los sueños, en la geografía de los visionarios, en el lugar de los elegidos.

¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla de El Hierro
Isla de La Gomera
Isla de La Graciosa
Isla de Alegranza
Isla de Lobos
Isla de Lanzarote

2 comentarios:

  1. Hola, he estado mirando la referencia a la isla de san Borondón en el tratado de Alcaçovas y no consigo encontrarla (hay una tradución al inglés muy completa, y otros textos en castellano y latín accesibles). Se nombran las islas Canarias pero no veo san Borondón por ningún lado. ¿Dónde está?
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Rafael.

      Desgraciadamente, a la hora de redactar el texto sobre San Borondón no me tomé la molestia de consultar el Tratado de Alcaçovas, dando por ciertas las informaciones de los periodistas Roberto Merino y su artículo "Larga vida a San Borondón", publicado en ABC, y de Ignacio González Santiago, con su artículo "Juan Borondón", publicado en La Opinión de Tenerife.

      Si realmente te interesa el tema sobre la Isla de San Borondón, te recomiendo leerte el libro "La isla perdida", de Manuel Poggio Capote y Luis Regueira Benítez, publicado por Cartas Diferentes Ediciones.

      Eliminar